Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

YA HA SALIDO

EL LIBRO DE LOS SELLOS

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

CALENDARIO MAYA

Sellos Maya

Tonos Maya

Sello oculto

Familia

Onda Encantada

Tzolkin

SERVICIOS

Oráculo de Pareja

Sello de la Pareja

Oráculo Personal

CONTACTO

SELLOS MAYAS

 

En el calendario maya hay 20 sellos. Estos 20 sellos son arquetipos, ideogramas, ideas, símbolos, anagramas o como los queramos denominar.

Son 20, pero al mismo tiempo son uno. Es decir, se pueden considerar por separado pero en realidad son veinte aspectos de la realidad una.

Por un lado pueden representar la totalidad de la vida, de la creación, pero también pueden representar al ser humano en su totalidad. Y representar así veinte aspectos del ser humano pero con vocación de representar la totalidad.

Los sellos llegan directamente al hemisferio creativo, y por lo tanto van más allá de las palabras, que se dirigen al hemisferio lógico.

En esta aproximación a la totalidad, no es la lógica la que nos lleva al encuentro, sino más bien la sorpresa, lo que te asalta, lo repentino, la asociación de ideas que te sugiere algo.

Al mirar un sello te está diciendo algo, incluso aunque no te des cuenta, de forma similar a la publicidad, que utiliza anagramas y símbolos.

Hay 20 resonancias que van a hacer que desde ti salga de forma creativa todo el conocimiento que ya está dentro.

Una característica importante de los sellos en el calendario maya es que permiten la apertura a las sincronías, que como dice la real academia de la lengua es la coincidencia de hechos o fenómenos en el tiempo, algo que podrá ser percibido por las personas que comiencen a profundizar en el calendario maya, asociado a la apertura de conciencia.

Estas sincronías están más relacionadas con los sellos que con las palabras.

 

Para ver más información de los sellos, pincha en la imagen:

 

 

La secuencia de veinte sellos es una secuencia numerológica, ya que se utilizan para contar años, meses, periodos de tiempo, con un valor similar al que nosotros le damos a los números del uno al veinte. Nosotros tenemos diez guarismos, y ellos tenían veinte.

Entonces, los veinte sellos tienen un carácter de número, que se utilizan para contar espacios de tiempo, pero dentro de esa numerología, la más importante en relación con el Tzolkin es la agrupación de los veinte sellos, siempre en su mismo orden, en grupos de trece. Esos trece sellos es lo que forma una onda encantada, y el orden en que aparecen es lo que se denomina tonos.

 

El Tzolkin habla acerca de los sellos en varias direcciones y en distintos niveles. No es una sola cosa.

Hay información como sello, como número, como color, como familia, por su oculto, por su vinal, y por la estructura de su propia onda como propósito.

Pero también hay una múltiple información por el lugar en que ocupa en las diferentes ondas.

También hay información extraíble de otras asociaciones que no hemos citado pero que pueden mostrarse evidentes e imprescindibles y que por ello sea apropiado resaltar.

Por último todo esto debe ser personalizado, lo cual abre de nuevo un campo mucho más amplio aun de posibilidades. Es decir que si hablamos de, por ejemplo, un guerrero autoexistente, no es lo mismo si nace en un año mago magnético que si nace en un año tormenta resonante. Es decir que la energía del año también aporta su color al verse personalizado. Pero no sólo el año, sino todos los elementos que singularicen a esta persona. Uno de los elementos que más personalizan es el contenido de las experiencias acumuladas, lo que normalmente se conoce como PSI, psicrono, o también UPS.

También los guías y las ondas de los guías ayudan a personalizar un sello.

Suele ser muy recomendable describir un sello desde un ángulo inusual y muy parcial, porque así se resalta algo que está en el sello pero que suele quedar poco visible cuando se considera únicamente lo más característico del sello.

 

Para ver más información de otros sellos, pincha en la imagen: