Inicio

Calendario Maya

Reflexiones

Servicios

Contacto

YA HA SALIDO

EL LIBRO DE LOS SELLOS

CALENDARIO MAYA:

Herramienta para la Evolución de Conciencia

Síguenos en

 

  

 

Para ver más información de otros sellos, pincha en la imagen:

 

El Mono está asociado a la alegría, osar, jugar, vivir lo que crees; a la inocencia; a experimentar e investigar lo nuevo.

El Mono siente la alegría, disfruta con lo que hace, comprueba, ríe, porque todo parte del amor e inocencia que existe en su interior.

Es propio del Mono reír, jugar, cantar, atreverse a hacer cosas distintas a las esperadas, experimentar, sacar al niño interior, improvisar, disfrutar.

El Mono se asocia también con la inocencia, que es la que permite la alegría, porque la inocencia quiere decir que no hay doblez en tu corazón. Y no hay doblez en tu corazón porque no hay sospecha, pero tampoco hay engaño. Y esto sucede porque tampoco hay miedo.

Si no hay miedo, puedes experimentar, porque el ser humano está hecho para conocer, y cada vez que pasa ante un enigma se activa algo que es constitutivo del ser humano y que le lleva a resolver ese enigma.

Solemos relacionar el Mono con alegría y realmente la alegría es lo que sucede cuando la fuerza desborda. La alegría es la fuerza vital que desborda. Se le relaciona también al Mono con osar, es decir averiguar posibilidades, ensayar cosas nuevas, aprender conociendo.

Todo esto también indica que hay una fuerza empujándote hacia fuera. La depresión te deja sin fuerzas, pero la fuerza te expande, te desborda como alegría y te lleva fuera de ti a conocer lo que te rodea; a conocerlo sin miedo, y eso es osar.

Pero no hay que olvidar que el Mono no es una condición, sino el final de un proceso. El nacimiento del embrión es el final de un proceso, donde el embrión ya maduro inicia otro nivel de la vida.

La situación de la onda del Mono unida a su onda asociada, que es la onda del Espejo, cohesionan toda la estructura de las ondas. Hay una secuencia que va del Dragón al Espejo, y donde acaba el Espejo comienza el Mono, inaugurando una nueva secuencia que va del Mono, onda 11, a la onda 20, en forma especular, es decir de espejo. De tal manera que el Mono es el centro, surgiendo. Esa es la fuerza. Es un lugar donde se ha integrado toda la energía de la luz en su descenso a la forma, a la materia, y te ha encontrado a ti. O mirándote en el espejo, me ha encontrado a mi; a cada ser humano, como lugar donde la fuerza toma asiento. Esa fuerza luminosa que viene de dimensiones superiores a buscarte, y de nuevo asciende.

El Mono es el centro exacto del telar maya, o sea del Tzolkin, pero es también un comienzo.

El metalenguaje quiere, y así lo presenta, que se considere comienzo al Dragón y por ello hay toda una tradición maya que hace comenzar el Tzolkin con el sello Dragón. Pero también, y el metalenguaje así lo quiere, hay una tradición que considera como inicio al Mono.

Dragón como inicio es como un surgimiento de la nada, como el inicio inicial, pero Mono es como el surgimiento en algo, como una nueva explicación de la realidad, pero la realidad ya esta.

El Mono es el centro, está en medio de todo y como oculto, el Perro también.

 

El número 11

El tono once responde a la pregunta ¿cómo puedo liberarme y dejarme ir?

Realmente lo que expresa este tono once es quedarte “a gusto”, o sea darte el gustazo de hacer tal o cual cosa. Antes te sentías inhibido para hacer tal o cual cosa, te sentías inapropiado, y de repente te das cuenta de que se trata de algo estupendo. No sólo puedes, sino que es lo mejor para todos.

Es algo casi visceral, no mental, por eso es liberador, porque aparece lo inocente natural, lo sabio salvaje. Y te quedas tan a gusto siendo, sabiendo quién eres.

El tono once es vivir sin doblez y sin miedo, y está unido al tono tres, que es el servicio.

 

El Sello Oculto

El sello oculto del Mono es el Perro, sello 10, que muestra el horizonte sobre la Tierra. Es la perfección en esta dimensión (tono 10), por comparación con el Mono, que está separado de la Tierra porque vive en los árboles, de modo que muestra elevación.

El Perro y el Mono son ocultos. No es posible hablar de auténtico amor sin alegría o alegría real sin amor, o dicho de otra manera, no hay perfección sin alegría y sin salud, porque tampoco hay salud sin alegría.

El Perro 13 y el Mono 1 están justamente en el centro del Tzolkin, que es donde se unen amorosamente en un acto de amor, la energía del cielo y la energía de la tierra. Y ese lugar es el hombre.

 

El Centro del Telar

El Mono uno junto con el Perro trece constituyen el centro del Tzolkin, lugar privilegiado del centro de la columna siete, que muestra dónde se fusiona la energía expansiva del Sol con la energía receptiva de la Tierra, y cómo el hombre, cuando se encuentra en el centro de ese encuentro amoroso, puede vivir un nacimiento espiritual.

El Mono 1 es también el centro de la Estrella que se dibuja en el centro del Tzolkin, en el rombo de portales que duplican los portales de las columnas.

Ese es el lugar donde es posible entrar en otra dimensión.

El centro del Tzolkin es un lugar donde tienen que pasar todos los seres humanos ascensionalmente. Es el lugar de nuevo nacimiento.

En ese centro está situado un sello que significa alegría. Sí, alegría, pero también inocencia, o sea inocente, o sea absuelto. O sea inocente y sabio, porque el Mono en el Tzolkin no es tonto, ni en la realidad tampoco. El Mono es sabio, significa un nuevo nacimiento, alegría, inocencia, pero también ciencia, como resultado de experimentar qué es lo que hace el Mono, o sea sabiduría. Y es precisamente esa experimentación, o los resultados acumulados de esas experiencias del osar, los que realizan esa metamorfosis, o sea algo que en parte es una transformación y en parte un nacimiento, el nacimiento de lo nuevo.

Pero experimentación y nuevo, como resultado solo pueden dar nuevo y sabio, nunca nuevo descerebrado, porque el viaje evolutivo es hacia mas conciencia.

La experimentación abre camino a la conciencia.

 

Y la conciencia rompe el karma. O sea trae absolución, liberación del karma. Y eso es alegría, no la acumulación de sensaciones o de propiedades o de prestigio social o estético.

La liberación del karma es un nuevo nacimiento que libera también las vivencias ancestrales, o sea a tus ancestros, simplemente porque están presentes en ti en los cromosomas. Y eso es alegría.

 

El Nuevo nacimiento

El Tzolkin tiene dos comienzos: uno es el Dragón y otro es el Mono, lo cual significa simplemente que el Mono es el nacimiento de Dios, porque el Dragón es un inicio pero desde lo inimaginable, y el Mono es un inicio en la dimensión humana. Y este es el tiempo de nacer a Dios, o de que Dios nazca en tu realidad.

Cuando tú naces no tienes consciencia. Eres totalmente dependiente, pero a través del aprendizaje y el desarrollo vas adquiriendo fuerza y conocimientos y un cierto nivel de consciencia. Pero eso no es un nacimiento, sólo significa que el nacimiento abre o inicia un proceso de aprendizaje y maduración de algo, pero no es un nacimiento.

Sólo que de nuevo puede aparecer un nuevo nacimiento, como consecuencia del proceso de aprendizaje y de una decisión libre y luminosa, descrito en el desarrollo del Tzolkin en la onda 10, que culmina en el Perro 13 y la onda 11 con el Mono 1.

De esta manera el momento del nacimiento como un recién nacido, pasa a ser Dragón y reunirse con todos los otros procesos míticos. Y el Mono es ese nacimiento consciente fruto de una decisión, o sea el nuevo nacimiento.

Este nuevo nacimiento se encuentra en la columna 7. Cada vez que te abres a la canalización, algo nace en ti; te abres a renacer.

 

El Color azul

El Mono es de color azul, como la Noche, la Mano, el Águila y la Tormenta. El color azul manifiesta transformación; una transformación que renueva totalmente.

El color azul representa el presente, pero ese presente nunca es el presente del no ser, sino el presente del ser, quizá del empezar a ser, pero siempre del ser. La alegría del Mono no es la alegría del suicida, sino de la alegría del que ama.

Lo rojo, el Dragón, es un comienzo, pero el azul, el Mono, también es un comienzo. Cuando naces, el mundo ya ha nacido. Su nacimiento es otro, pero tu naces y es tu nacimiento. Lo azul es tu nacimiento consciente. Y de la misma forma que lo rojo tiene una forma y es sólido, también lo azul aparece en lo visible. Es real. No está en el mundo de la fantasía, de lo irreal, de lo ilusorio, sino que conforma una realidad evidente y tangible.

 

Ver más en El libro de los Sellos

 

Para ver más información de otros sellos, pincha en la imagen: